martes, 18 de noviembre de 2014

La historia de Reina

Por SarahAlice:

Ninon, mi madre, nació en París y vivía en un piso muy pequeñito. Ella siempre deseó vivir en una casa, y cuando volvió a Celorio pudo cumplir su sueño de vivir acompañada de animales, y no sólo eso...
En nuestra familia, mi abuelo por parte de madre siempre nos ha inculcado el amor y el respeto  por los animales y la naturaleza.
Recuerdo que nos decía: "Quita la telaraña, pero deja vivir a la araña".
Siempre nos inculcó el maravilloso trabajo que hacen los animales de forma natural y nunca dejaba de maravillarse por ello.

Fué a principios de los años 90. Por aquella época yo tenía 6 años y aún lo recuerdo. Un día apareció una perrita toda despeluchada, un poco feucha y muy delgada rondando por mi pueblo.
En seguida, los vecinos avisaron a mi madre de que había una perra abandonada, que seguro que ella la haría feliz y le daría un buen hogar.
Ya de aquella se había corrido la voz de que en nuestra casa se rescataba a los perros que aparecían por los alrededores y se hacian cargo de ellos.
Como no podía ser de otra manera, se vino a vivir con nosotros y los demás perros que teníamos en ese momento. Siempre había unos tres o cuatro perros conviviendo con nosotros.
La bautizamos Reina, porque se lo merecía por como vino, como se hizo querer y en la belleza que se transformó con tan sólo un poco de comida y mucho amor
Resultó ser una rough collie preciosa y equilibrada. Era muy mimosa y muy agradecida
Siempre recordaré su mirada tierna, lo decía todo con sus ojos.
En la foto salimos mi madre, Reina y yo. Que guapa era, cómo la quisimos y qué feliz fue en Celorio. Era muy pequeña y no recuerdo cómo se fué, quizás el subconsciente guarda los momento más vívidos.
El de Reina es sólo un ejemplo de cómo hace unos cuantos años, al no haber protectoras la bondad de la gente era la que salvaba vidas sin ayudas de nadie y con un sentido de responsabilidad pensando en el bienestar de los perros.
Mi madre Ninon, sacó a muchísimos animales abandonados adelante haciéndolos un poco felices sus últimos años y sin duda yo no puedo estar más agradecida de su herencia.

Y si os gusta, os contaré más historias que nos llenan el corazón.

Gracias Ninon, gracias Reina, gracias Sarah , gracias al abuelito de Sarah, por compartir un pezado de vuestra historia con todos nosotros.

En Oh! fancy dog volvemos a lanzaros dos invitaciones:
-La primera sin duda, invitaros a la educación amable con los animales.
-La segunda es, que si os apetece nos envieis la historia con final feliz de vuestro perro adoptado, encontrado, rescatado, la historia de superación, para subirla al blog a:  info.ohfancydog@gmail.com


Esperamos haberos sacado una sonrisa, una lagrima, una emoción con esta historia y os animéis a participar!  


http://masqueguau.com/

3 comentarios:

  1. que me cae la baba !...es que hablan de mi.... ji ji ji

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con Sarah...Ninón es de las mejores personas que encontre en mi vida.

    ResponderEliminar